Consejos para organizar tus gastos mensuales

Es importante mantener un orden de gastos, para de esa manera poder aprovechar más a los ingresos que obtenemos semanalmente o mensualmente, y de igual manera disminuir el nivel de “gastos hormiga” que muchas veces tiende a ser excesivo.

Es por ello que mencionaremos algunas recomendaciones a tener en cuenta para organizar tus gastos mensuales de una mejor manera.

Distinguir entre gastos

Hay que distinguir aquellos gastos fijos de los gastos corrientes, algo que muy pocas personas tienen en cuenta y que nos servirá para poder controlar el dinero que saldrá de nuestra economía este mes y todos los meses siguientes. En los gastos fijos podemos incluir la renta o alquiler, los impuestos municipales, los servicios básicos y personales (luz, gas, agua, telefonía, Internet), y las tarjetas de crédito. En los gastos variables o corrientes es mucho más difícil manejar una cifra exacta, aunque existen ciertos rubros que se repiten con frecuencia, como el almacén o tienda al por menor, la farmacia, verdulería y frutería, las salidas los fines de semana, entre otros gastos corrientes.

Lleva control de tus gastos

Utilizar una hoja de cálculo de Microsoft Excel es lo más recomendado para quienes buscan controlar sus gastos mensuales, ya que les permitirá confeccionar una tabla con los gastos y sus detalles, para de esa manera saber cómo ha evolucionado el nivel de gastos a lo largo del mes y del año en vigencia.

Aconsejamos separar el dinero destinado a los gastos fijos una vez que recibimos nuestro sueldo o nuestro ingreso fijo, para de esa manera saber cuánto dinero tenemos disponible para destinar a gastos corrientes, lo cual nos servirá para poder controlar más los gastos que destinamos con frecuencia a fines menos importantes para nuestra vida cotidiana.

Al llevar una hoja de cálculo de Excel podremos a su vez determinar cuáles son nuestros gastos fuertes, para de esa manera intentar controlarlos y disminuirlos. A su vez, nos permitirá saber cuáles son los meses en donde nuestro gasto se incrementa, lo cual nos ayudará a prever en un futuro estos meses con gastos elevados, para no llevarnos una sorpresa. Un claro ejemplo son los primeros meses del año, en donde las personas que tienen hijos acostumbran a destinar una gran parte de sus ingresos a pagar las matrículas escolares, útiles e indumentaria para el inicio de clases.

Organizar nuestros gastos, nos permitirá no tan solo disminuir el nivel de consumo que tenemos, sino también obtener un mayor nivel de ahorro, lo cual nos servirá para poder realizar una inversión o destinar ese dinero para las vacaciones anuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *