Los dos pilares para incentivar el hábito de ahorro

Cuando hablamos de salud financiera, una de las primeras cosas que nos viene a consideración es la de la importancia del ahorro. Pero no siempre estamos muy claros acerca de cómo comenzar o qué pasos dar para poder lograr esa economía personal sana con base al ahorro. Por eso aquí compartiremos lo que consideramos los dos grandes pilares para incentivar el hábito de ahorro.

La importancia de incentivar hábitos de ahorro

Mantener e incentivar hábitos de ahorro es indispensable para lograr tener a una economía personal saludable. Pero a su vez exige un mínimo de disciplina personal y planificación para hacer viable un ahorro que se traduzca en una economía personal más holgada, y capaz de sostenerse en el tiempo a pesar de los vaivenes del día a día.

Identificar nuestros gastos y hacer un presupuesto mensual son los dos grandes pilares para comenzar a incentivar el hábito de ahorro. El ahorro es un hábito qué es consecuencia de una actitud correcta y de sentido común.

Veamos a continuación algunos consejos para lograr incentivar un hábito de ahorro efectivo, y que sea capaz de brindar de un poco más de holgura a tu economía personal.

Primer pilar: Identifica tus gastos

Lo primero que vamos a considerar es el autocontrol necesario respecto a las infinitas tentaciones de gastos fijos y variables a las cuales te puedes estar sometiendo actualmente.

Una práctica prudente y necesaria, es que tomes nota de todos tus gastos en un espacio de tiempo determinado, por ejemplo, durante un mes.

Vas a tomar nota de gastos como compra de cigarrillos (si fumas), comidas fuera de casa, delivery de comida, uso de taxis, mensualidades de cuentas de streaming (Netflix, Amazon Prime, Disney Plus, etc), compras a por internet, juegos de azar, mensualidad de gimnasio, salidas nocturnas, y un largo etcétera.

La idea de tomar nota de los gastos que vas teniendo, es que te des cuenta de cómo estas gastando tu dinero, y las cantidades que esos gastos van sumando.

Cuando se observa en el papel cómo se está gastando el dinero, la perspectiva de inmediato cambia, y surge la conciencia de priorizar gastos y descartar aquellos conceptos en los cuales se está diluyendo el ingreso.

Priorizar los gastos y descartar lo no indispensable

Parece mentira pero la mayor parte del tiempo asumimos que es normal la constante erogación de dinero en cosas que por lo general son absurdas. Cuando vienes a sumar la cantidad que has venido pagando y la proyectas a plazos semestrales o anuales, las cifras que resultarán te harán reflexionar.

Por eso tomar nota por lo menos durante 30 días de qué gastos estás teniendo, va a permitirte una perspectiva bastante clara de cómo estás usando tu dinero y te va a ayudar a  priorizar los gastos que tendrás a partir del mes siguiente.

Ver también:

Las infalibles formas de ahorrar dinero con tu celular

Enumera una lista de los gastos que puedes reducir, por ejemplo, pregúntate si vale la pena varias cuentas de streaming con programaciones que siendo honestos, apenas ves.

También puedes plantearte comer almuerzos preparados en casa y llevarlos a tu trabajo más días a la semana y así dejas de gastar en comidas en la calle.

Puedes estudiar la posibilidad de usar menos taxis y trasladarte en transporte público más veces; revisa esa membresía de gimnasio si la estás aprovechando o si resulta mejor replantearte tus rutinas, etc.

Después de ese análisis que harás, vas a ir descartando aquellos gastos que no tiene sentido seguir manteniendo, y vas a reorganizar aquellos aspectos que puedes manejar mejor.

Haciendo algunos ajustes podrás definir lo que realmente importa y tener una proyección de ahorro concreta, basada en disminución de gastos.

Segundo pilar: haz un presupuesto mensual

El segundo gran pilar para comenzar a desarrollar un hábito de ahorro, y que está íntimamente relacionado con el que acabamos de mencionar, es hacer un presupuesto mensual.

Ya tienes una idea muy precisa de cómo estabas gastando tu dinero, y cuánto te estaba costando. Hiciste un listado de prioridades de gastos, y depuraste todo lo que no era indispensable, quedándote con aquello que es prioritario. Ahora es momento de hacer un presupuesto de ingresos y gastos para administrar con criterio tu dinero.

Puedes fijarte objetivos de ahorro en cantidades, o planificar compra de bienes o invertir. Todo lo que te plantees bajo esta perspectiva de presupuesto te va resultar viable con disciplina y conciencia de cómo usas tu dinero.

Tal vez eres de las personas que ya está acostumbrada a tener un control de sus gastos y que sabe muy bien cómo manejar un presupuesto personal, pero nunca está demás saber identificar una vez hecha las prioridades, con qué presupuesto vas a contar.

Determinando tu presupuesto mensual

Por ejemplo, ten en cuenta todos los ingresos que tienes en ese mes, bien sea sueldo, comisiones, ingresos por ventas si es que tienes ingresos variables, rentas fijas, etc.

Una vez determinado ese potencial de ingresos que vas a recibir en ese mes, vas a tomar tu lista de prioridades que habrás hecho según el punto anterior, y vas a tener una idea muy precisa de cómo vas a distribuir ese ingreso del mes.

Compromisos y gastos como los de tu vivienda (servicios, arrendamiento, hipoteca), alimentación, transporte, recreación, tu lista de prioridades en sí, y una partida de ahorro, son los ítems de ese presupuesto del mes.

Con estas dos grandes medidas  lograrás tener el control de tu dinero y una proyección realizable de ahorro. Esto formará en ti un hábito de ahorro te hará mucho más consciente de la importancia de administrar sabiamente tus ingresos.

Con estas prácticas tendrás mayor capacidad monetaria para compra de bienes, acceso mejores servicios, inversiones y una auténtica holgura económica.

 

 

 

 

 

Entradas Relacionadas

1 comentarios en “Los dos pilares para incentivar el hábito de ahorro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *