Cómo lidiar con tus deudas de una manera viable

Todos necesitamos hacer uso de los instrumentos financieros y de crédito alguna vez, o con frecuencia, según sean los intereses y personalidad de cada cual, pero lo que es uniforme para todos, es que quedan deudas con las cuales se hace preciso batallar. Por eso en este post vamos a conversar acerca de cómo lidiar con tus deudas de una manera viable.

Manteniendo criterio para lidiar con tus deudas de una manera viable

Tus ingresos muchas veces se diluyen en cosas del día a día, y además de esos gastos, tienes las cuentas por pagar de tus diversas deudas, como lo son tarjetas de crédito, préstamos, abonos parciales de alguna compra a plazos, hipoteca, cuotas del carro, etc.

Todos esos números hacen una suma final cada mes cuyo manejo puede significar solvencia, o banca rota.

Lidiar con tus deudas es una necesidad indiscutible de supervivencia financiera. Las deudas nunca son de por sí malas, de hecho todo el mundo capitalista que conocemos se basa en la práctica de la confianza a través del crédito, pero si no se sabe manejar la magnitud de nuestras capacidades de respuesta, el resultado puede ser muy molesto.

Nadie quiere terminar perdiendo un buen historial crediticio, o cargando deudas cuyos intereses sólo abultan constantemente un capital que luce cada vez más difícil de pagar.

Priorizando los gastos

Ya hemos conversado aquí acerca de la importancia de incentivar la práctica de hábitos de ahorro, cuyos pilares principales son a su vez el saber identificar tus gastos, y establecer un presupuesto mensual.

Todos nos encontramos frecuentemente gastando importantes cantidades de dinero en cosas que por lo general son absurdas. Cuando vienes a sumar la cantidad que has venido pagando en cosas como cuentas de televisión por streaming (Netflix, Amazon Prime, Apple Tv, etc), las comidas en la calle, los taxis, las salidas frecuentes, cigarrillos, comida chatarra, etc,  ves cómo la cantidad de dinero que estás dejando de tener contigo es considerable.

Ver también:

Los dos pilares para incentivar el hábito de ahorro

 

Por eso es indispensable saber priorizar los gastos, identificando primeramente cuáles están siendo, y estableciendo un orden de prioridades en el cual se privilegien las necesidades básicas y los compromisos financieros, dejando un espacio al ahorro.

Verificando la magnitud de tus deudas

En el mundo de las finanzas y de los créditos existe una regla básica que tal vez no conozcas, y es la regla del treinta por ciento. Según esta regla, el pago de tus deudas nunca debe ser mayor al treinta por ciento de tus ingresos totales.

Este es un dato que evalúan con mucha acuciosidad todos los entes que prestan dinero en el sector financiero. De ahí que entre los requisitos de toda solicitud de préstamos, tarjetas de crédito, etc se pidan constancias de ingresos del solicitante.

Sin embargo ninguna entidad crediticia conoce cómo administras tu dinero, ni cuáles son tus gastos, hábitos de consumo, o si tienes hábitos de ahorro. Seguramente si evaluaran esas cosas el resultado de negativas de préstamos sería enorme.

Pero no por eso dejan de prestar dinero, de hecho ese es su negocio, colocar a interés el dinero que les es confiado mediante los depósitos de sus clientes.

La magnitud  real de tus deudas se va a traducir en la proporción que éstas tienen sobre tus ingresos reales. Entendamos por ingresos reales aquellos que te quedan libres después de tus gastos, sin tener en cuenta en esos gastos el pago de tus deudas.

De ahí que es importante que en todo momento sepas cuáles son tus números en ingresos, gastos priorizados, ahorro y cumplimiento de tus obligaciones (pago de deudas). Sin una disciplina de priorización de gastos, ahorro y administración de tus ingresos, el desastre sería total, y estarías siempre con el agua al cuello a la hora de los vencimientos de las cuotas de pago de tus deudas.

Por eso lidiar con tus deudas exige conocimientos, planificación y disciplina. Aunque parezca difícil a primera impresión, no todo es tan cuesta arriba si se saben aprovechar  los recursos.

Lidiando con tus deudas de una manera viable

Ya hiciste tu priorización de gastos y la contrastaste con tus ingresos totales. Ahora es el momento de establecer un presupuesto que te permita mantenerte solvente, y que además te deje espacio para vivir también.

En ese presupuesto la partida de pago de deudas va a ser una de tus prioridades. Ahora veamos con detalle cómo manejarte con esas deudas y de qué maneras puedes optimizar las opciones que tienes y que tal vez no has considerado.

Enumera todas tus deudas

Así como enumeraste y priorizaste tus gastos, hacer un listado de tus deudas es un ejercicio indispensable para determinar entre otras cosas, cantidades, plazos, y planificar tus pagos. La puesta en perspectiva de tus deudas te dará una visión concreta de su magnitud como un todo.

Coloca en ese listado tus deudas de mayor a menor, en orden descendente, y procura enfilar tus esfuerzos de pago hacia la deuda de mayor importe. Trata de pagar un poco más del pago mínimo en tus deudas mayores, y en las de menor monto puedes mantener el pago mínimo. Ve amortizando así de manera constante.

Por lo general la duda más grande comporta en proporción, los intereses más grandes, por eso procurar su pago como prioridad es una buena práctica.

Trata de consolidar tus deudas

Cuando de deudas de tarjetas de crédito se trata, siempre existe la posibilidad de transferir los saldos deudores hacia una sola tarjeta. Casi todos los bancos ofrecen este servicio  – compra de saldos deudores – y te recomendamos mucho hacerlo.

Consolidar deudas de tus tarjetas en una sola no sólo te alivia la disponibilidad de las demás, sino que te permite enfocar tus esfuerzos de pago en una deuda que podrás manejar, sin que afecte tu solvencia ni tu historial crediticio.

Solicita planes de pagos fijos

Una de las maneras de hacer viable el manejo de tus deudas, es solicitar planes de pagos fijos.  Es una estrategia de pago muy recomendada porque por una parte te permite controlar el monto de deuda haciéndola previsible, y por otra parte evita el incremento de los intereses.

Se te va a facilitar mucho el pago de tu deuda y siempre podrás mantener el control de tu presupuesto, sin correr riesgos de insolventarte.

Esperamos que estos consejos acerca de cómo lidiar con tus deudas de una manera viable te sirvan de provecho para tu  mejor desempeño financiero.

 

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *